Especialistas en la fabricación de etiquetas
Refrigerador de supermercado con cervezas que representa la evolución de las etiquetas de cerveza

La evolución de las etiquetas de cerveza

Las etiquetas de cerveza han evolucionado con el tiempo, tanto en diseño como en materiales; sobre todo en las últimas décadas, con el surgimiento exponencial de nuevas marcas.

La importancia de las etiquetas de cerveza

Aunque muchos podemos pensar en la cerveza como algo muy cotidiano, para otros se ha convertido en un tema que les apasiona. Cada vez más personas se interesan en la cultura cervecera, que crea colectivos alrededor del mundo, dedicados educarse y educar sobre esta bebida. 

Generalmente, los amantes de la cerveza no solo degustan la bebida, además se apasionan por su imagen. Las etiquetas de cerveza en particular son algo que mucha gente admira por su variedad y originalidad de diseños, e incluso las coleccionan como si fueran billetes antiguos o estampillas postales.

Pero la importancia de las etiquetas de cerveza no se limita a una cuestión de gusto, sino que llega a los terrenos de la persuasión y la mercadotecnia que las compañías cerveceras deben tener el primer plano. 

Un estudio realizado por Nielsen reveló que el 66% de los consumidores consideran que el envase y la etiqueta de una cerveza sean llamativos y atractivos, es uno de los factores más importantes al momento de comprar una cerveza.

El estudio también dice que más del 70% de los consumidores deciden qué cerveza comprar hasta que se encuentran frente al estante o refrigerador. 

Estos datos demuestran la importancia de invertir en la imagen de una cerveza tanto como se invierte en la bebida en sí. La prueba está en la gran cantidad de etiquetas de cerveza originales y llenas de creatividad que cada vez vemos más en los puntos de venta, sobre todo cuando se trata de marcas emergentes.

Etiquetas de cerveza, el origen

No se ha podido determinar el origen exacto de la cerveza, pero se estima que pudo ser hace unos 9 o 10 mil años, desde que se empezaron a cultivar los primeros cereales. 

Aunque su consumo se popularizó con los avances tecnológicos de la Revolución Industrial, que permitieron su producción a gran escala, hasta entonces no existia un estándar en el envasado y etiquetado de cerveza. 

Las primeras cervezas que se distribuían, generalmente llevaban grabado en relieves de la botella el nombre del fabricante, así como información muy básica del producto. 

Botellas de cerveza antiguas representando el origen de las etiquetas de cerveza.
Etiquetas de cerveza, el origen – Las primeras cervezas que se distribuían llevaban la marca y la información básica del producto grabado en la botella. Imagen: thesprucecrafts.com

Fue hasta finales del siglo XIX, en el llamado “siglo de la industrialización”, cuando la fabricación y distribución en masa hizo necesario dar a los consumidores más información sobre el contenido en las botellas de cualquier tipo de bebidas. Los vinos fueron los primeros en pegar etiquetas sobre sus botellas, pero pronto muchos fabricantes de cerveza adquirieron esta práctica.  

Al principio las etiquetas de cerveza eran muy básicas y sin ningún elemento distintivo. Esto cambió a principios del siglo XX, pues dejó de ser costeable producir botellas únicas con relieve, y casi todas las marcas optaron por botellas iguales, con diseños estándar producidas en masa. 

Entonces las empresas cerveceras vieron la necesidad de distinguirse unas de otras con sus etiquetas. La cerveza irlandesa Guinness fue una de las primeras etiquetas en introducir un diseño reconocible en 1862, con su famosa arpa de oro. 

Primera etiqueta de cerveza Guinness que representa origen de las etiquetas de cerveza.
Etiquetas de cerveza, el origen. Primera etiqueta de cerveza Guinness – Imagen: guinness-storehouse.com

Otras técnicas de etiquetado de cerveza

Décadas más tarde, entre los años 50 y 80, las grandes empresas de cerveza introdujeron técnicas de etiquetado como la serigrafía sobre la botella. Con esto lograron una imagen más prémium. 

Algunas marcas hoy en día mantienen esta técnica, pero otras se quedaron con las etiquetas de papel, pues los distribuidores, los gobiernos, incluso los consumidores, requerían cada vez más información sobre el producto, lo cual fue complicado de incluir en la serigrafía. 

Un boom de nuevas marcas de cerveza

Primero la cerveza se popularizó en todo el mundo gracias a las grandes compañías multinacionales, que se posicionaron con las marcas más reconocidas. Como sucede en muchos sectores comerciales, las marcas locales eran absorbidas por las más grandes que acaparaban la producción y distribución. 

Hoy las cosas están cambiando. Las nuevas generaciones de consumidores buscan propuestas que salgan de lo comercial. Ahora es más valorado tomar algo auténtico que algo producido en masa. Esto dio paso al boom de las cervezas artesanales.

Desde expertos que trabajaron en las grandes cerveceras, hasta aficionados de la bebida, muchas personas están emprendiendo para crear sus propias marcas de cerveza artesanal. 

Según UHY Hacker Young, en Reino Unido se abren 10 nuevas fábricas de cerveza artesanal cada semana. Y en Estados Unidos existen más de 5 mil pequeñas empresas cerveceras independientes

Estas cifras son un ejemplo de lo que ocurre en todo el mundo con el boom de las cervezas artesanales. Y la gran mayoría de estas compañías perteneces a gente joven que busca nada más que la innovación

Un hombre parado frente a un aparador de tienda con cervezas de distintos diseños de etiqueta
Las propuestas de diseño en etiquetas de cerveza han evolucionado para atrapar a los compradores con colores llamativos y diseños que hace alusión a cualquier tema de moda: arte callejero, tribus urbanas, música, cine… 

Etiquetas de cerveza para destacar

Teniendo en cuenta la creciente oferta de marcas de cerveza en el mercado y la importancia que tiene el diseño de etiquetas de cerveza para el consumidor, los aparadores están cada vez más llenos de etiquetas de cerveza originales y llamativas.

 Esta regla no siempre aplica para las marcas más grandes y mejor posicionadas. Sus logotipos y etiquetas han evolucionado con cambios mínimos a través de su historia, con la finalidad de que el consumidor que ya las conoce se mantenga familiarizado con el producto. 

En cambio, cuando se trata de una marca emergente, el consumidor no pensará en su sabor, grado alcohólico o las características de la bebida. De primera mano, su atención se irá por la etiqueta más llamativa

Conoce también las nuevas tendencias en diseño para etiquetas de tequila

A diferencia de las etiquetas de cerveza tradicionales, sobrias y elegantes, las propuestas han evolucionado para atrapar a los compradores con colores llamativos y diseños que hace alusión a cualquier tema de moda: arte callejero, tribus urbanas, música, cine… 

Sumado al diseño, los emprendedores de la industria buscan añadir papeles texturizados, acabados metálicos, relieves y demás técnicas que hagan sus etiquetas de cerveza únicas

¿Buscas una etiqueta de cerveza original? Contáctanos, los expertos de Garín Etiquetas te ayudarán a encontrar la etiqueta perfecta.

Deja una respuesta